Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 19 el Lun Ago 30, 2010 4:14 pm.
Últimos temas
» It's time to kill or die
Lun Jul 04, 2011 12:39 pm por Invitado

» Arresto Momentum (Normal - Foro recién abierto)
Dom Feb 06, 2011 10:49 pm por Invitado

» ++++18 Welcome To New York City
Sáb Dic 11, 2010 10:16 pm por Invitado

» Finite Incantatem [Normal]
Miér Oct 06, 2010 11:50 pm por Invitado

» Eternal Rome
Dom Oct 03, 2010 3:35 pm por Invitado

» Las Cuatro Décadas de Hogwarts y el libro del tiempo ( normal)
Mar Sep 21, 2010 8:55 pm por Invitado

» Casting para Jessica C. Miller
Lun Sep 20, 2010 4:16 am por Jessica C. Miller

» Petición de Personajes de la Historia
Lun Sep 20, 2010 4:05 am por Daphne R. McCarthy

» Star Wars Adventure
Dom Sep 12, 2010 3:04 pm por Invitado

Photobucket
Todas las imágenes, creaciones gráficas e historias y derivados de éstas, de éste foro y los usuarios del mismo están sujetas a una licencia de copyright. Cualquier copia ilegítima de los mismos será denunciada a Foroactivo inmediatamente. Creative Commons License
The Book Of Souls by http://thebookofsouls.freeforo.com is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Reservado el Derecho de Admisión
Los administradores de este foro se reservan el derecho a bannear o no admitir a los usuarios que se consideren conflictivos o alteren el orden dentro del foro o entre los usuarios no problemáticos.

Alexandra S. Barlow.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Alexandra S. Barlow.

Mensaje por Alexandra S. Barlow el Mar Ago 31, 2010 4:55 am



{Datos Básicos}

    ~ Nombre Completo: Alexandra Sienna Wyndham de nacimiento. Adoptó el apellido de Barlow.

    ~ Fecha de Nacimiento: 19 de Septiempre de 1802.

    *Fecha de Conversión: 23 de Noviembre de 1824.
    *Raza: Vampiro.
    *Poderes: -

    ~ Edad [Aparente y real]: Unos 22, 23 - Demasiados.

    ~ Orientación Sexual: A veces se siente pansexual; otras, asexuada.

    ~ Ocupación: Dueña de una tienda de libros usados.

    ~ Familia Directa: Todos muertos e indignos de mención.

    ~ Bando: Neutro, hasta que se metan con ella.

    ~ Nacionalidad: Británica.

    {Aspecto Físico y Psicológico}

    ~ Descripción Física: La palabra 'depredadora' se escapa por cada uno de sus poros. Alta {1'78}, esbelta... torso algo corto y poco curvilíneo, pero que es sostenido por unas kilométricas piernas infernales, que, pese delgadas, poseen músculos ligeramente marcados, al contrario de su tenso abdomen plano, o sus extensos brazos. Su andar recordará a un puma a punto de avalanzarse sobre un pobre cervatillo, con el toque de gracia de una bailarina de ballet.
    Cabello originalmente castaño claro, ahora moreno, largo hasta los hombros y algo salvaje, que enmarca y resalta un rostro caucásico, de belleza fiera. Ojos celestes-verdosos, que irradian su fuerza y agudeza mental. Labios finos, aunque apetitosos, detrás de los que se esconde una dentadura blanca impoluta. Nariz recta y respingada, y pómulos que sobresalen ligeramente gracias a sus mejillas hundidas.

    ~ Descripción Psicológica: En términos generales, se asemeja a una yegua salvaje que ha sido domada por el tiempo. Mujer fuerte, natamente rebelde, y de reacciones irreflexivas. Y, sí, su carácter vehemente ha sido aplacado con el correr de las décadas, sacando a relucir un lado calculador a la hora de tomar decisiones -siendo antes tomadas más a la ligera-, pero aún continúa siendo tempestuosa cada vez que se enfada, y todavía desecha cualquier norma social que su cabeza no procese como adecuada. Porque, aunque ha intentado adaptarse al mundo humano para poder convivir en él, se siente completamente ajena a este y a sus costumbres; eso provoca que muchas veces sea tachada de amoral, desquiciada, o excéntrica por los más benévolos, pero jamás podría decirse que no es fiel a sí misma, ya que su accionar es completamente congruente a su particular forma de pensar.
    Alguien bien plantada ante los demás, lo que provoca que, pese a los juicios que se tengan en su contra, se la respete, aunque sólo sea por temor. Le gusta dejar las cosas claras desde el comienzo: su sinceridad brutal desconcertará a cualquiera que esté acostumbrado a la amabilidad fingida y a las sonrisas de porcelana. Sin embargo, siempre da la sensación de esconder muchos secretos que la envuelven en una capa de atractivo misterio. Impenetrable, cerrada, intrincada.
    Solitaria, independiente. Sus relaciones sociales, mayoritariamente, se basan en la conveniencia. Así que, si te engatusa para llevarte a su casa, ten por seguro que es para arrebatarte tu esencia y no tu líquido seminal. Persona ergo alimento. Y sí, le gusta jugar con la comida un poco, hasta quizá pueda convertirte en su objeto de estudio -por un tiempo corto- si le resultas interesante, pero eso no significa, bajo ningún concepto, que le importes.
    La idea de atarse, de depender de emocionalmente de alguien más, se le hace completamente repulsiva; es un espíritu libre que no puede ser subyugado, y demasiado egoísta como para involucrarse verdaderamente y tener en cuenta a otro que no sea ella misma.

    {Aspectos de Personalidad}

    ~ Gustos:
    • Stephen King.
    • La sangre tipo 0 negativo.
    • La manera en que las personas sienten y le se relacionan unas con otras, aunque no vaya a admitirlo.
    • Tratar de descubrir cómo funciona la cabeza de cada ser que se cruza por su camino.

    ~ Disgustos:
    • Que pretendan darle órdenes. Detesta sentirse inferior, porque es naturalmente dominante.
    • Las películas de comedia. No le causan nada de gracia.
    • Que la saquen de quicio, y así perder el control sobre sí misma y sus acciones.

    ~ Hobbies:
    • Jugar con la mente de los demás, con su paciencia, sus emociones.
    • Ponerse pequeños retos a sí misma. Le agrada probarse, ver hasta dónde puede llegar.

    ~ Manías:
    • Comprar cada libro que posea alguna dedicatoria extravagante dentro. Los colecciona.
    • Beber sangre todos los viernes, y sólo los viernes. Peter la acostumbró a alimentarse sólo una vez por semana, y no va a desistir aunque esté muriéndose de sed.
    • No utilizar zapatos en verano.
    • Tratar de descubrir cómo funciona la cabeza de cada ser que se cruza por su camino. {Lo coloco aquí también porque claramente es una manía que ha adquirido}

    {Datos Personales}

    ~ Historia: Nacida en una campiña inglesa, allá por 1800. Hija de Frederick y Scarlett Wyndham, y la menor de tres hermanas mujeres. En algún momento, cuando ella aún no era nacida, su familia había pertenecido a la crème de la crème londinense, pero gracias a los problemas que tenía su padre con el alcohol, y a los infortuitos negocios en los que participaba, lo habían perdido prácticamente todo. Más no la dignidad ni el renombre, lo que le infunda a Scarlett esperanzas de que sus hijas cautivaran a algún hombre millonario con su belleza y exquisitos modales, y así ser rescatadas de la misera {ella incluída}; esperanza de proyectaba en dos de sus hijas, al menos. Porque Alexandra siempre se había mostrado reacia a acatar normas sociales de comportamiento; prefería un buen libro a un baile ostentoso, y la vida que Mathilde y Margaret anhelaban le parecía muy frívola.
    Le rehuía a los eventos de la clase alta a los que era invitada, y tampoco deseaba pasar mucho tiempo en casa, porque allí habitaba el enemigo {su padre, que no era la persona más gentil del mundo; mucho menos cuando bebía}, así que se escapaba a la pradera, a disfrutar del sol y la tranquilidad.
    Fue en una de esas tardes bajo los árboles que conoció a Peter Houlbrook. Un hombre gallardo y encantador, que poseía una belleza casi inhumana, capaz de hipnotizar hasta a la persona más indiferente. Pero lo que realmente le agradó de él, era su manera de pensar. Su experiencia. Su forma de ver el mundo. Y los kilómetros que tenía recorridos.
    Alexandra no pudo evitar dejar de lado los prejuicios que poseía por los hombres, y rápidamente se hicieron amigos. Sin embargo, jamás hablaban demasiado de sí mismos. Intercambiaban opiniones sobre libros o autores, y él le relataba historias, posiblemente inventadas. Pero la muchacha se sintió obligada a contarle la posición de su familia cuando se enteró que pretendían desposarla a un hombre desconocido, en un intento desesperado de pedirle ayuda a su único cercano; un hombre del que, en realidad, no sabía nada en absoluto. Aún así se fugó con él. A Estados Unidos, para ser más exactos, en donde Peter aparentemente había nacido.

    Lo que viene a continuación, es una historia ya mil veces contada, pero por pocos creída, porque se asemeja más a una leyenda para asustar a los niños que a una realidad.
    Sólo bastó una fatídica mordida en el sitio correcto para que Alexandra cambiara para siempre. Ella poco recuerda de aquellos primeros meses; sólo puede rememorar el odio que nació por Peter. Se sentía ultrajada, traicionada... Y él se aterrorizó. Esperaba que lo comprendiera, que lo aceptara, pero como no fue así, la encerró, para que no pudiera huír de él. Les envió una carta a su familia para anuciarles su abrupta muerte, a causa de una enfermedad, indicándoles que no vinieran porque el entierro ya había sido efectuado.
    La repulsión que ella sentía aumentó de manera brutal. Se violentizaba, se descontrolaba, y entonces él también se transformaba. Muy rápido dejó de ser aquél muchacho amable y cordial. Pero, como neófita, Alexandra era más fuerte... y un día logró escapar de sus garras.
    Destrucción, sangre, irracionalidad. Su sed era inacabable, y por unos cuantos meses aterrorizó a la cuidad, que no comprendía lo que acontecía. Fue entonces cuando su creador tuvo que interceptarla para que no continuara sembrando caos en su territorio, condenándola al encierro otra vez.

    Con el correr de los años, su relación pasó a afianzarse más. Peter pasó de ser un maldito hijo de puta, a alguien que la trataba con cuidado, mitigaba el dolor insoportable de su garganta al conseguirle sangre para beber; le permitía leer en su vasta biblioteca, y salir de vez en cuando al jardín por las noches, haciéndole creer que era incluso más de lo que ella merecía. Sí, Alexandra sufría el síndrome de Estocolmo, aunque ni siquiera existiera en esa época, y él decía amarla. Posiblemente era cierto; de manera obsesiva y retorcida, pero la amaba. De todas maneras, no se sentía satisfecho poseyéndola violentamente solamente a ella, por lo que de vez en cuando, y cada vez con más frecuencia, traía una mujer a la casa para llevársela a la cama. Y aquello desquiciaba a la pobre muchacha. Lo que no era tan malo, porque le ayudaba a desdoblarse y comprender lo que sucedía en verdad.
    Fue cuando su cabeza ya estaba demasiado carcomida, en un momento de irracionalidad y salvajismo puro, asesinó a su captor.

    No pudo reconocer la ciudad que se extendía delante de sus ojos cuando abandonó la mansión maldita. ¿Cuánto tiempo había pasado? ¿50 décadas? ¿60? ¿70? El tiempo para ella corría de forma diferente que para los humanos; un mes, podría compararse a una hora; 365 días, se reducían a uno solo.
    Le costaba adaptarse, y aunque aliviada, se sentía muy sola. Pero encontró consuelo perdiéndose en lugares... poco propios para una dama, en donde podía conseguir favores que llenaban sus vacíos internos, al menos por un rato. Fue en una de esas noches que conoció a Reed Dunbreck.
    Su cabello... sus facciones... sus movimientos... la manera en que la abordaba... Era el vivo retrato de Peter. Sentía como si él hubiera regresado del infierno para atormentarla.
    Perdida, confundiendo el pasado con el presente, se dejó llevar... se dejó seducir por aquél muchacho... y cuando estuvieron solos, en lugar de entregarle lo que él esperaba, le mordió, convirtiéndole en un ser de la noche. ¿De qué sirvió? No era Peter. Jamás lo sería. Ella continuaba estando sola, y aquél muchacho nunca la querría.
    Aún algo atormentada, le dejó ir... Pero un hilo invisible los une desde ese momento. No comprende por qué, siendo alguien que conoció por solo media hora, tiene que afectarle tanto, y por eso le aborrece.

    Después de eso, abandona Nueva York, y arriba a Washington, en donde pasa unos cuantos años. Luego, cuando la gente comienza a preguntarse por qué se mantiene tan bien, se muda a Colorado. Y así, fue recorriendo cada estado del país que habitaba, manteniendo así el secreto de su raza, al controlar y equilibrar las muertes que causaba. Pero eventualmente regresaba a por Reed, aunque sólo fuera para joderle la paciencia. Demasiado endurecida como para permitirse sentir algo por nadie más, él era la única 'persona' que poseía, aunque lo que provocase en ella no fuera precisamente cariño. El primer y único monstruo que había creado.

    Viaja a Europa, en donde se instala para pasar la mayor parte de su eterna existencia. Allí cumple su sueño de conocer y cultivar su mente. Estudia diversas carreras de su interés, prueba diferentes trabajos, y se llena de otras culturas... Pero se da cuenta que en realidad el único lugar donde se siente segura son las tiendas de libros, y emprende una muy pequeña en un rincón de París, que después de unos años tuvo que rearmar en otra cuidad para no levantar sospechas. Y sí, le dio mucha satisfacción, porque Francia es uno de sus países predilectos, pero ahora está en la cuidad que la vio nacer como lo que es en la actualidad, impulsada por el rumor de que algo está cocinándose allí.

    ~ Otros Datos: -
avatar
Alexandra S. Barlow
Vampiro
Vampiro

Raza : Vampiro
Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 28/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alexandra S. Barlow.

Mensaje por Johnny McMahon el Mar Ago 31, 2010 11:02 am

FICHA ACEPTADA

¡Bienvenida!

Recuerda completar los registros y demás, alguna duda no dudes en comunicármela a mí o alguno de los otros Administradores.

_________________
Johnny McMahon
Dark clouds and dark thoughts
The night of the full moon breaks my barriers
Greed builds up within me for animals that I massacre
I feel a lust for blood here and now

avatar
Johnny McMahon
Demonio
Demonio

Raza : Demonio Menor
Localización : New York, New York (8*)
Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 25/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.